Sector aluminio no logró alzar vuelo en el 2014

vuelo-2014

La inyección de recursos a las empresas básicas a lo largo del 2014 se orientó al subsidio de gastos laborales, en cumplimiento de la promesa del presidente Nicolás Maduro de cubrir durante dos años los expendios contemplados en los contratos colectivos. Así, la nómina se honró, pero los resultados en materia operativa mantuvieron la racha negativa de los últimos años.

El primer eslabón de la cadena del aluminio, CVG Bauxilum, operó hasta noviembre a 33% de su capacidad instalada y logró producir hasta el penúltimo mes del año 604 mil 930 toneladas, una cifra superior a la del año previo pero baja, considerando que la industria cuenta con una capacidad instalada de 2 millones de toneladas al año.

Con una baja demanda de alúmina por parte de Alcasa y Venalum, por las limitaciones propias en las reductoras, Bauxilum logró mantener sus exportaciones del insumo y hacer inversiones mínimas en sus plantas, favorecida por el subsidio gubernamental de la nómina.

La industria opera con las dos etapas de refinación de alúmina de forma intermitente por déficit de insumos y repuestos y produce 1.700 toneladas al día en promedio, informó hace un par de meses el vicepresidente ejecutivo de la industria, José Rivas, quien estimó que para el 2015 estiman producir 850 mil toneladas, menos de la mitad de la capacidad instalada.

Mayor retroceso en Carbonorca
Para la productora de ánodos de carbón, CVG Carbonorca, el 2014 también fue de retroceso. La industria produjo hasta noviembre 36 mil toneladas de ánodos verdes en el área de molienda y compactación, precisó el secretario de Trabajo y Reclamo de Sutracarbonorca, William Hernández, una cifra inferior al registro del 2013 cuando la industria produjo 41 mil 707 toneladas de ánodos verdes.

El ritmo operativo se contrajo respecto al 2013, considerando que la industria operó a 32% de su capacidad, retroceso que el dirigente sindical atribuye a la falta de un plan de producción y a que la empresa cuenta con Alcasa como único cliente.

“Alcasa requería antes de 12 mil a 14 mil toneladas de ánodos y actualmente demanda solo 2 mil toneladas de ánodos, la empresa sigue dependiendo del subsidio del Gobierno para cumplir con sus compromisos contractuales”, dijo.

Sostuvo que los hornos de cocción siguen en deterioro y los trabajadores acumulan dos años sin recibir dotación de implementos de seguridad. “Este año tuvimos seis meses parados por falta de coque y brea de alquitrán y seguimos sin respuestas sobre ese gran proyecto que es la planta de calcinación de coque que es la salida de la crisis”, añadió, al precisar que la planta contaría con una capacidad instalada de 750 mil toneladas de coque que permitiría reducir los gastos de la industria.

“El 2015 tiene que ser un año de decisiones, es necesario que se defina la situación de Carbonorca porque incluso se ha rumorado que será absorbida por CVG Alcasa”, destacó.

Inversiones no llegan aún a Venalum
Para CVG Venalum tampoco hubo concreción en el 2014 de los proyectos de inversión firmados con la china Chalieco en abril por el ministro de Industrias, José David Cabello, para la normalización de la capacidad instalada de Venalum y la incorporación de 720 celdas de reducción.

A finales de abril, el acuerdo estaba en la segunda fase de las gestiones dirigidas a la firma del convenio con el Banco de Desarrollo Económico y Social, ente que hará entrega del anticipo que permitirá iniciar los trabajos preliminares, informó en su momento la estatal.

Al cierre del año, sin embargo, los proyectos no han sido iniciados. El proyecto de modernización, que es evaluado desde hace más de tres años, estaba previsto arrancar este año con un monto de 212 millones de dólares.

La demora no es novedad. A mediados del 2013, el entonces vicepresidente ejecutivo de la CVG, Heber Aguilar, aseguró a través de una nota de prensa que el proceso de negociación entre Venalum y Chalieco se encontraba en la fase final y auguraba en ese entonces que en febrero de 2014 llegarían los primeros equipos y materiales contemplados dentro del proyecto.

La compañía cierra el año marcada no sólo por la sequía de inversiones, sino también con un mayor retroceso operativo respecto al 2013. Este lunes, precisó el director laboral Luis Vásquez, la industria tenía 210 celdas operativas de un parque de 905 celdas en total, de modo que opera a 23% de su capacidad.

El director proyectó al cierre del año una producción de 107 mil toneladas de aluminio primario aproximadamente, una cifra inferior a la registrada en 2013 de 126 mil 324 toneladas del metal.

“Este año no hubo inversiones en ninguno de los puntos neurálgicos de la empresa como colada, carbón, no se han instalado los transforrectificadores, ni se ha invertido en autobuses ni equipos móviles. Hablan de que las inversiones de Chalieco llegarán en el segundo semestre de 2015 pero eso está muy lejos”, puntualizó.

La huella del recorte energético en 2009 que significó la desincorporación de celdas en Venalum y Alcasa permanece aún imborrable y presente como una espada que sigue amenazante sobre el sector aluminio.

Alcasa busca consolidación en 2015
Alcasa es la única de las industrias del sector aluminio que en el 2014 ejecutó recursos provenientes de los 403 millones de dólares del Fondo Chino que ejecuta desde el 2013.

En su balance anual, la empresa informó sobre los avances en la modernización de la Planta de Laminación y apuntó que los nuevos equipos -laminador en frío, montacargas de 8 toneladas, grúa de 15 toneladas, horno de 80 toneladas, horno de precalentamiento, unidad de colada, destilador de aceite y rectificadora de rodillos- “fueron recibidos y algunos de ellos instalados, estando en período de prueba”.

La inversión alcanza a 192 millones de dólares, “de los cuales $146 millones se destinaron en la adquisición del nuevo Laminador en Frío y otros equipos. El resto de la inversión corresponde a los proyectos de modernización que se ejecutan vía triangulación en dicha área productiva”.

Los proyectos de la Planta de Fundición se encuentran en su fase final de ejecución, mientras que en la Planta de Reducción se viene ejecuta de “manera puntual” el plan de reacondicionamiento e incorporación de celdas, instalación de hornos de inducción y cinco grúas en las líneas III y IV.

En la tercera semana de diciembre, la factoría y la italiana Presezzi firmaron un acuerdo para desarrollar la segunda fase de la planta extrusora. “El gobierno bolivariano refuerza la soberanía productiva del sector aluminio”, expresó el ministro de Industrias, José David Cabello.

Pese a los planes, trabajadores de la industria aseguran que las inversiones no han mostrado aún resultados concretos en cuanto a incorporación de celdas y aumento de la producción de aluminio primario, con lo que se suma al balance de retroceso del sector aluminio.

Medio: correodelcaroni

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s